21/5/17

Un antibiótico podría reducir el efecto de algunos anticoagulantes [21-5-17]


Un antibiótico podría reducir el efecto de algunos anticoagulantes

Los médicos deben vigilar de cerca a los pacientes que tengan que tomar esos fármacos juntos, aconseja un experto

El antibiótico dicloxacilina podría reducir los efectos de algunos anticoagulantes, muestra una investigación reciente.

"La sorpresa del estudio fue la magnitud del impacto de la dicloxacilina", dijo el autor del estudio, Anton Pottegard, farmacéutico e investigador de la Universidad del Sur de Dinamarca, en Odense.

"Con frecuencia, los efectos de estos tipos de estudios son bastante pequeños. Pero aquí fue muy pronunciado. El nivel de anticoagulante en sangre de seis de cada diez pacientes se redujo tanto que ya no estaban suficientemente protegidos contra la coagulación y el accidente cerebrovascular (ACV)" apuntó Pottegard.

Coumadin (warfarina) y anticoagulantes similares reducen el riesgo de coágulos sanguíneos, una causa potencial de ACV y ataques cardiacos, al diluir la sangre de forma que no se formen bloqueos en los vasos sanguíneos, según la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. Los pacientes con una arritmia cardiaca conocida como fibrilación auricular y aquellos que han recibido un reemplazo de válvula cardiaca con frecuencia toman esos fármacos.

Los médicos indican análisis de sangre para esos pacientes mientras toman los medicamentos, para garantizar que la dosis que toman provoca un nivel adecuado de dilución de la sangre.

"Cuando los niveles son demasiado altos, los pacientes están en riesgo de eventos hemorrágicos potencialmente letales. Cuando son demasiado bajos, los pacientes podrían estar en riesgo de coágulos sanguíneos, ACV o [coágulos] pulmonares", comentó el Dr. Mike Lane, profesor asistente de medicina de la división de enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

Los médicos también saben que una variedad de fármacos, incluyendo algunos antibióticos, pueden alterar los efectos de Coumadin.

"Desafortunadamente, tiene muchas interacciones farmacológicas que dificultan su uso. Algunos medicamentos podrían aumentar el efecto y otros, reducirlo. Desgraciadamente, solo conocemos algunas de esas interacciones a través de pequeños informes de casos", lamentó Lane.

En el nuevo estudio, los investigadores determinaron una interacción aparente entre Coumadin y dicloxacilina, un medicamento usado para tratar las infecciones que no responden a la penicilina.

"Aunque la dicloxacilina no se usa con frecuencia en Estados Unidos, antibióticos similares son de uso común", anotó Lane.

En el nuevo estudio, los investigadores observaron a casi 250 personas que tomaban Coumadin y dicloxacilina. Su edad promedio era 68 años, y el 61 por ciento eran hombres. Los investigadores encontraron que en el 61 por ciento de los pacientes la anticoagulación se hizo menos efectiva en un plazo de dos a cuatro semanas tras el tratamiento con el antibiótico.

Los motivos de la interacción no están claros. Pero Pottegard dijo que parece que el antibiótico afecta a la forma en que el hígado procesa los anticoagulantes, lo que podría provocar una eliminación más rápida del anticoagulante del cuerpo.

Pottegard dice que los médicos deben tener cuidado al recetar dicloxacilina a pacientes que tomen Coumadin o anticoagulantes parecidos.

Si el antibiótico es completamente necesario, aconsejó, los médicos deben vigilar de cerca el nivel de anticoagulación durante el tratamiento, y durante una a dos semanas después de que el paciente deje de tomar el antibiótico.

En cuanto a la nueva generación de anticoagulantes que funcionan de forma distinta a Coumadin (que incluyen a Eliquis, Xarelto y Pradaxa), Pottegard planteó que no hay motivo para pensar que el antibiótico tendría el mismo efecto en ellos.

El estudio aparece en la edición del 21 de julio de la revista Journal of the American Medical Association.

16/5/17

Un nuevo uso de la levadura: la fabricación de analgésicos narcóticos [16-5-17]

Un nuevo uso de la levadura: la fabricación de analgésicos narcóticos

Ser capaz de no depender de la amapola podría revolucionar la producción de medicamentos, pero esto no está exento de peligros, según los expertos



Los científicos dicen que han modificado genéticamente la levadura de cerveza para crear analgésicos narcóticos potentes.

Los analgésicos en cuestión se llaman opiáceos, e incluyen medicamentos que contienen opiáceos como la morfina, Oxycontin y Vicodin, cuya fuente más habitual es la amapola del opio.

Pero la nueva tecnología podría evitar el uso de la amapola, lo que llevaría a métodos más rápidos y posiblemente más baratos de creación de muchos tipos de medicamentos basados en las plantas, según el equipo de la Universidad de Stanford.

"Se trata solamente del principio", dijo la autora principal del estudio, Christina Smolke, profesora asociada de bioingeniería. "Las técnicas que desarrollamos y demostramos para los analgésicos opiáceos [narcóticos] pueden adaptarse para la producción de muchos componentes derivados de las plantas para combatir cánceres, enfermedades infecciosas y afecciones crónicas como la hipertensión y la artritis".

Pero el hallazgo tiene un posible inconveniente: los narcóticos "caseros" podrían aumentar una vez que esta tecnología se vuelva fácilmente reproducible.

Otros laboratorios han estado trabajando en la producción de opiáceos sin amapola. En mayo, un equipo de la Universidad de California, en Berkeley, publicó un estudio en la revista Nature Chemical Biology describiendo todos menos uno de los pasos de un proceso para usar levadura genéticamente modificada para convertir el azúcar simple en morfina.

En este nuevo estudio, el equipo de Stanford reprogramó la genética de la levadura de cerveza normal (usada durante miles de años para hacer fermentar el pan) de modo que las células del organismo que crecen con rapidez podían convertir el azúcar en hidrocodona, un analgésico que se encuentra en el Vicodin, en solamente de 3 a 5 días. Informan sobre su proeza en la edición en línea del 13 de agosto de la revista Science.

En la actualidad, puede llevar más de un año producir estos medicamentos, explicaron los investigadores. Esto es así porque las amapolas son cultivadas en granjas con licencia, cosechadas, procesadas y enviadas a las fábricas, donde se refina el material hasta convertirlo en medicamentos, explicaron los investigadores.

"Cuando empezamos a trabajar hace una década, muchos expertos pensaban que sería imposible manipular la levadura para reemplazar todo el proceso desde la granja a la fábrica", dijo Smolke en un comunicado de prensa de la Stanford.

Y no va a ocurrir enseguida que los narcóticos se fabriquen a partir de la levadura en laboratorios ilegales, dijo el equipo de la Stanford. Eso se debe a que, ahora mismo, se necesitarían 16,655 litros (4,400 galones) de levadura a fin de producir una sola dosis de medicamento analgésico, dijo el equipo de Smolke.

Pero creen que el nuevo estudio es una prueba de principio de que esa levadura puede usarse para hacer medicamentos complejos a partir de plantas. Stanford ha patentado la nueva tecnología, y Smolke y su equipo han formado una compañía.

Esperan que la tecnología se vuelva más eficiente en el futuro, y ahí es donde se podría requerir una salvaguardia, dijo Smolke.

"Deseamos que haya un proceso de deliberación abierto para unir a los investigadores y los legisladores", dijo. "Necesitamos opciones que contribuyan a asegurarse de que la producción de componentes medicinales con base biológica se desarrolle del modo más responsable".

En mayo, en el momento en que el descubrimiento de Berkeley se reportó, unos expertos que escribieron en la revista Nature Chemical Biology ofrecieron directrices para proteger la producción de opiáceos basados en la levadura de los criminales.

Según un grupo dirigido por Kenneth Oye, director de políticas y prácticas del Centro de Investigación de Ingeniería Biológica Sintética del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por su sigla en inglés), esas salvaguardias deberían contar con 4 puntos clave:

La manipulación de cepas de levadura para que resulten menos atractivas a los criminales. Se pueden diseñar para producir solamente opiáceos con un valor limitado en la calle. O podrían fabricarse de tal modo que sea tan difícil de procesar que no merezca la pena hacer el esfuerzo. Las cepas de levadura productoras de opiáceos también podrían incluir una marca de agua de ADN para hacer que las fuerzas del orden las puedan rastrear más fácilmente.
Reforzar la seguridad sobre las cepas de levadura que producen narcóticos, parecida a la que se usa ahora con los analgésicos recetados.
Asegurarse de que las compañías de síntesis de ADN evalúan todos los órdenes para las secuencias de ADN, vigilando las que podrían usar los criminales para generar levadura que produce opiáceos.
Extender la leyes actuales de narcóticos para que cubran las cepas de levadura que produce opiáceos.

"Tenemos algo de tiempo, de modo que tomemos un momento ahora para llegar a modos que faciliten la protección de la salud pública", dijo Oye a HealthDay en ese momento.

13/5/17

Ibuprofeno para el tratamiento de lactantes con conducto arterial persistente prematuros o con bajo peso al nacer [13-5-17]


Ibuprofeno para el tratamiento de lactantes con conducto arterial persistente prematuros o con bajo peso al nacer

Como explican Gabriela Juárez-Domínguez y cols. en su estudio publicado en la Revista médica del Instituto Mexicano del Seguro Social, la persistencia del conducto arterioso (PDA) es la cardiopatía más común en los neonatos, con una frecuencia que varía desde un 53% para los pretérminos < 34 semanas de gestación, hasta un 65 % en los < 26 semanas.

Los autores sostienen que esta falta de cierre o persistencia genera un corto circuito sanguíneo de izquierda a derecha que incrementa el flujo pulmonar. Su presencia puede generar escasa sintomatología o asociarse con edema y/o hemorragia pulmonar. En particular, en prematuros < 30 semanas de gestación se asocia con el desarrollo de broncodisplasia, hipertensión pulmonar, hemorragia interventricular y enterocolitis necrosante.

En cuanto a su tratamiento, los autores mencionan que se pueden tomar medidas generales de control de ventilación y líquidos, hasta el uso de fármacos inhibidores de la ciclo-oxigenasa (indometacina o ibuprofeno) o el cierre quirúrgico.

Precisamente, Arne Ohlsson y cols. llevaron adelante una investigación publicada en The Cochrane Library, en la cual sostienen que la indometacina conlleva una disminución del flujo sanguíneo a varios órganos. Mientras que ibuprofeno puede tener la misma eficacia que la indometacina con menos efectos adversos.

A partir de ellos, se propusieron determinar la eficacia y la tolerabilidad de ibuprofeno en comparación con indometacina, placebo o ninguna intervención, para cerrar un conducto arterial persistente en lactantes prematuros o con bajo peso al nacer o con ambos problemas a la vez.

Para lo cual realizaron una búsqueda en Cochrane Library, MEDLINE, EMBASE, Clinicaltials.gov, Controlled-trials.com y www.abstracts2view.com/pas en mayo del 2014, y como criterios de selección tuvieron en cuenta estudios aleatorizados o casi aleatorizados controlados sobre el ibuprofeno para el tratamiento de un PDA en lactantes recién nacidos.

El equipo menciona que la obtención de datos y el análisis se ajustaron a los métodos del Grupo de Análisis Neonatal Cochrane; y en total incluyeron 33 estudios que comprendieron 2190 lactantes.

En dos estudios se comparó ibuprofeno intravenoso (IV) con placebo (270 lactantes). En un estudio (134 lactantes) ibuprofeno redujo la frecuencia de falta de cierre de un PDA (cocientes de riesgos (RR) 0,71; intervalo de confianza [IC] 0,51 a 0,99; diferencia de riesgo (RD) -0,18; IC del 95% -0,35 a -0,01; número necesario a tratar para beneficiar a una persona (NNTB) 6, IC del 95% 3 a 100).

En un estudio (136 lactantes), ibuprofeno redujo el resultado combinado de la mortalidad del lactante, los lactantes con deserción o los lactantes que precisaron tratamiento de rescate (RR, 0,58; IC del 95% 0,38 a 0,89; RD -0,22, IC del 95% -0,38 a -0,06; NNTB 5; IC del 95% 3 a 17).

En un estudio (64 lactantes) se comparó ibuprofeno oral con placebo y se observó una reducción importante en la falta de cierre de un PDA (RR 0,26; IC del 95% 0,11 a 0,62; DR -0,44, IC del 95% -0,65 a -023; NNTB 2, IC del 95% 2 a 4).

En 21 estudios (1102 lactantes) se informaron tasas de falta de cierre del PDA con ibuprofeno (oral o IV) en comparación con la indometacina (oral o IV). No hubo ninguna diferencia significativa de los grupos (RR típico 1,00; IC del 95% 0,84 a 1,20; I2 = 0%; DR típica 0,00; IC del 95%: -0,05 a 0,05; I2 = 0%).

El riesgo de presentación de enterocolitis necrosante (NEC) se redujo para ibuprofeno (16 estudios, 948 lactantes; RR típico 0,64; IC del 95%: 0,45 a 0,93; DR típica -0,05, IC del 95% -0,08 a -0,01; NNTB 20, IC del 95% 13 a 100; I2 = 0% para RR y DR). La duración del apoyo a la ventilación se redujo con ibuprofeno (oral o IV) en comparación con indometacina IV u oral (seis estudios, 471 lactantes, diferencia media (DM) -2,4 días; IC del 95%: -3,7 a -1,0; I2 = 19%).

En ocho estudios (272 lactantes) se informó sobre tasas de fracaso para el cierre de PDA en un subgrupo de los estudios antes señalados en que se comparó ibuprofeno oral con indometacina (oral o IV). No hubo diferencia significativa entre los grupos (RR típico 0,96; IC del 95%: 0,73 a 1,27; DR típica -0,01, IC del 95%: -0,12 a 0,09).

El riesgo de NEC se redujo con ibuprofeno oral en comparación con indometacina (oral o IV) (siete estudios, 249 lactantes; RR típico 0,41; IC del 95% 0,23 a 0,73; DR típica -0,13; IC del 95% -0,22 a -0,05; NNTB 8, IC del 95% 5 a 20; I2 = 0% para RR y RD).

Hubo una disminución del riesgo de falta de cierre de un PDA con ibuprofeno oral en comparación con ibuprofeno IV (cuatro estudios, 304 lactantes; RR típico 0,41; IC del 95% 0,27 a 0,64; DR típica -0,21, IC del 95% -0,31 a -0,12; NNTB 5, IC del 95% 3 a 8).

La insuficiencia renal transitoria fue menos frecuente en lactantes que recibieron ibuprofeno en comparación con indometacina. Las dosis altas frente a la dosis normal de ibuprofeno IV, la administración temprana frente a expectante de ibuprofeno IV, el tratamiento con ibuprofeno intravenoso con control ecocardiográfico frente a tratamiento con ibuprofeno intravenoso normal e infusión continua de ibuprofeno frente a bolos intermitentes de ibuprofeno y seguimiento a largo plazo fueron estudiados en muy pocos estudios para llegar a alguna conclusión.

A partir del análisis, los autores concluyen que ibuprofeno tiene la misma eficacia que indometacina para el cierre de un PDA y en la actualidad al parecer es el fármaco de elección. Ibuprofeno reduce el riesgo de NEC y de insuficiencia renal transitoria.

Además, sostienen que la administración orogástrica de ibuprofeno al parecer tiene la misma eficacia que la administración intravenosa. Para hacer más recomendaciones, se necesitan estudios que permitan evaluar la eficacia de ibuprofeno en dosis altas frente a dosis normales, la administración temprana frente a expectante de ibuprofeno, ibuprofeno intravenoso con control ecocardiográfico frente a normal e infusión continúa frente a bolos intermitentes de ibuprofeno. De todas formas, consideran que se carece de estudios que evalúen el efecto del ibuprofeno sobre los resultados a más largo plazo en lactantes con PDA.

7/5/17

Nuevo fármaco podría tratar la depresión en menos de 24 horas

Nuevo fármaco podría tratar la depresión en menos de 24 horas

Científicos aseguran que este fármaco no es el típico antidepresivo.

publimetro.pe

Según un estudio publicado este mes en la revista Neuropsychopharmacology, un nuevo tipo de medicamento podría tratar la depresión en menos de 24 horas.

Actualmente, los antidepresivos más comunes como el Prozac tardan generalmente entre tres y ocho semanas en hacer efecto – y este solo es eficaz para alrededor de un tercio de las personas que son diagnosticadas con depresión.

Medicamentos como Prozac y Lexapro son conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y trabajan aumentando los niveles de serotonina en el cerebro, lo que estimula las sensaciones de bienestar.

Uno de los principales problemas es que toman tanto tiempo para trabajar, lo que puede ser peligroso en casos de depresión severa.

El grupo de la Universidad de Maryland, dirigido por Scott Thompson, ha encontrado un nuevo enfoque, centrándose en otro neurotransmisor – un compuesto llamado GABA (ácido gamma-aminobutírico).

Este compuesto está principalmente involucrado en la regulación del estado de ánimo mediante la reducción de la actividad cerebral. En las pruebas, permitió que las ratas estresadas para equilibrar su estado de ánimo en menos de 24 horas, sin afectar a las ratas sin estrés, por lo que limitar el efecto sobre el cerebro a un área más pequeña que las soluciones tradicionales.

“Nuestros resultados abren toda una nueva clase de medicamentos antidepresivos potenciales”, dijo Thompson en el comunicado de prensa de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland.

“Tenemos pruebas de que estos compuestos pueden aliviar los devastadores síntomas de la depresión en menos de un día, y pueden hacerlo de una manera que limita algunas de las desventajas clave de los enfoques actuales”.

3/5/17

El peligro de las pastillas para dormir [3-5-17]

El peligro de las pastillas para dormir

Tomar medicamentos contra el insomnio y la ansiedad aumenta el riesgo de mortalidad en un 36%

Tomar medicamentos para tratar el insomnio y la ansiedad aumenta el riesgo de mortalidad en un 36%, según un estudio realizado por la profesora Geneviève Belleville, de la Facultad de Psicología de la Universidad Laval. Los detalles de este estudio se publican en la última edición de la revista Canadian Journal of Psychiatry.


Después de controlar los factores personales que podían afectar al riesgo de mortalidad, como el alcohol y el consumo de tabaco, la salud física, el nivel de actividad física, y la presencia o ausencia de síntomas depresivos entre los participantes, la doctora Belleville estableció que el consumo de pastillas para dormir o aliviar la ansiedad se asociaban con un aumento del 36% en el riesgo de muerte prematura.

Una de las explicaciones de esta relación es que las pastillas para dormir y los ansiolíticos afectan al tiempo de reacción, agilidad y coordinación de las personas que las consumen y, por tanto, propician las caídas y otros accidentes. También pueden tener un efecto inhibidor sobre el sistema respiratorio, lo que podría agravar ciertos problemas respiratorios durante el sueño. Estos medicamentos también son inhibidores del sistema nervioso central que puede afectar al juicio y por lo tanto aumentar el riesgo de suicidio.

«Estos medicamentos no son dulces, y están lejos de ser inofensivos», advierte la autora del estudio, que recomienda optar por terapias psicológicas para el tratamiento del insomnio y la ansiedad. «Los médicos deben informar siempre de este tipo de terapias a sus pacientes como una opción. La combinación de un tratamiento farmacológico a corto plazo con la terapia psicológica es una estrategia prometedora para reducir la ansiedad y promover el sueño».

27/4/17

Tomar ibuprofeno podría reducir el riesgo de parkinson [27-4-17]


Tomar ibuprofeno podría reducir el riesgo de parkinson

Un consumo regular de ibuprofeno podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedad de Parkinson, según sugiere un estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston (Estados Unidos) que se ha hecho público durante la reunión anual de la Academia Americana de Neurología que se celebra en Toronto (Canadá).

En la investigación participaron 136.474 personas que no tenían enfermedad de Parkinson en el inicio de la investigación. Se preguntó a los participantes sobre su uso de fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), incluyendo aspirina, ibuprofeno y acetaminofeno. Tras 6 años, 293 participantes habían desarrollado enfermedad de Parkinson.

El estudio descubrió que los consumidores regulares de ibuprofeno eran un 40 por ciento menos propensos a desarrollar enfermedad de Parkinson que las personas que no tomaron este fármaco.

Además, aquellos que tomaron mayores cantidades de ibuprofeno eran menos propensos a desarrollar Parkinson que quienes tomaron menores cantidades. Los resultados fueron idénticos con independencia de la edad, tabaquismo y consumo de cafeína.

Según explica Xiang Gao, responsable del estudio, "el ibuprofeno era el único AINE vinculado con un menor riesgo de Parkinson. Otros AINE y analgésicos, incluyendo la aspirina y el acetaminofeno, no parecían tener ningún efecto sobre la reducción del riesgo de una persona de desarrollar Parkinson. Se necesita más investigación sobre cómo y por qué el ibuprofeno parece reducir el riesgo de enfermedad de Parkinson".


25/4/17

Los tratamientos contra el cáncer triplican el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular [25-4-17]


Los tratamientos contra el cáncer triplican el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular

  • Los medicamentos utilizados en la quimioterapia y radioterapia suponen un riesgo potencial de producir cardiotoxicidad.
  • La prevención es esencial para que los supervivientes de un cáncer no acaben falleciendo por problemas de corazón.

Un tratamiento contra el cáncer tiene efectos secundarios y no sólo los evidentes y conocidos, como por ejemplo la pérdida de cabello a causa de la quimioterapia. Según expertos, muchos de los tratamientos que reciben los pacientes con cáncer triplican el riesgo de que sufran enfermedades cardiovasculares.

En la presentación de un Simposio Internacional de Cardio-Oncología, estos expertos han señalado que la prevención es esencial para que los supervivientes de cáncer no fallezcan por problemas de corazón. El simposio está organizado por la Sociedad Española de Cardiología (SEC), la Fundación Española del Corazón (FEC) y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), conjuntamente con la Fundación Ramón Areces.

La oncóloga Pilar Zamora, del Hospital La Paz, ha explicado que prácticamente el 100% de las pacientes que trata reciben antraciclinas –medicamentos utilizados en la quimioterapia y radioterapia– y suponen un riesgo potencial de producir cardiotoxicidad.

Teresa López, cardióloga de La Paz, ha subrayado que el porcentaje de complicaciones cardíacas varían en función de la edad y del tratamiento pero se ha constatado que "entre un 9 y un 30% de los pacientes que reciben antraciclinas tienen disfunciones cardíacas".

En este sentido, el cardiólogo del Baylor College of Medicine de Houston, Juan Carlos Plana, argumenta que el principal objetivo es detectar cuanto antes esa toxicidad para que los pacientes tengan que dejar el tratamiento oncológico. Según este doctor, en EE UU alrededor de un 17% de las mujeres con cáncer de mama tienen que frenar su tratamiento, lo que genera complicaciones graves en su eficacia.

Plana ha subrayado que la detección temprana se puede conseguir a través de imágenes con ecografías y de biomarcadores como el de la troponina, que se puede hacer en cualquier hospital y permiten ver si en la sangre hay proteínas que usualmente están dentro de las células cardíacas: “Si están de manera elevada en sangre eso nos indica que hay toxicidad".

Según Teresa López, los datos muestran que hay más referencias de este problema en mujeres (casos de cáncer de mama), aunque "es verdad que la enfermedad cardiovascular suele tener peor pronóstico en mujeres mayores". Esta doctora recomienda que los pacientes con cáncer no descuiden el control de su tensión arterial y sigan tomando su medicación, aunque a veces tenga que ser modificada porque "el cáncer no es una excusa para dejar de tener un estilo de vida saludable, de hecho, favorece a evitar los riesgos cardiovasculares".

En EE UU casi todos los centros de oncología ya cuentan con unidades específicas de cardio-oncología, mientras que en España sólo disponen de esta unidad en el Hospital de la Paz.

20/4/17

El ibuprofeno puede alargar la vida [20-4-17]


El ibuprofeno puede alargar la vida

Según algunos estudios el medicamento puede alargar la esperanza de vida

El Ibuprofeno es uno de los medicamentos anti-inflamatorios más usados para aliviar el dolor de cabeza y la fiebre, junto al paracetamol. No necesita receta y según estudios recientes, podría aumentar la esperanza de vida en 12 años, una vida más saludable y larga, acorde a la investigación de la Universidad de Texas en EE.UU. La investigación no ha sido realizada sobre humanos sino sobre moscas o gusanos cuyo resultado ha sido una larga vida útil en varias especies con un porcentaje del 15 por ciento más.

Se desconoce que tiene el Ibuprofeno que causa ese resultado, pero en la investigación se destaca que se ha empleado una dosis igual a la recomendable para los seres humanos en organismos e insectos que son inmensamente más pequeños. El fármaco interfiere para recoger triptófano que es un aminoácido esencial en los seres humanos. Este estudio fue publicado en la revista PLos Genetic en el que se destaca que el Ibuprofeno podría afectar a un proceso que no interviene en el envejecimiento y que no sería el único medicamento que podría aumentar la vida de los seres humanos.

Hay que recordar que la máxima dosis recomendable en caso de dolor de cabeza o inflamación es de 1 gramo cada 8 horas, abusar de estos medicamentos puede conllevar a una intoxicación dependiendo de la masa corporal de cada persona. Hay que esperar a que realicen las pruebas con humanos para saber el resultado definitivo y los efectos secundarios que podría tener, esta investigación aun no ha dado resultados claros con seres humanos ya que podría causar problemas de sueño, daños físicos y cerebrales irreversibles

Hay estudios contradictorios que demuestran que el abuso, a pesar de no ser continuo, de los medicamentos como el Ibuprofeno podrían acortar la vida de las personas o los fármacos en general. Se recomienda la medicina natural y no abusar de ciertas sustancias o antibióticos que no necesiten una receta. Un término intermedio es la solución, acudir al médico y a un profesional de la medicina para que aconseje sobre los medicamentos a tomar y preguntar sobre toda la información de la medicina natural sería lo más recomendable.